martes, 24 de mayo de 2016

MUJERES SIN EDÉN, HOMENAJE A CARMEN CONDE



Canto al hombre  

Cuando eres, como ahora, hermoso y fuerte,
yo te amo.

Carmen Conde

ODA AL HOMBRE

Amo a todas la mujeres del mundo
y, sobre todo, a aquellas que escribieron poesía.

El tiempo, a veces, ha silenciado sus versos,
los ha roído, los ha dañado;
eso me duele.

Amo las sombras que intuyo
en los versos
de Sor Juana Inés de la Cruz,
amo su fantasía,
los recelos que viven
en la retórica de su llanto.


Amo las horas de Rosalía de Castro,
esas que se enganchan
entre las ondas que besan la playa;
amo los rumores, las quejas,
los llantos y las risas
de Gabriela Mistral,
quizá porque yo también
tuve un novio que se suicidó.

Yo que no he sido maestra, ni diplomática,
ni premio Nobel, ni académica,
las amo a todas ellas.

Amo las virginales catalepsias de Carolina Coronado,
las tristezas de Alfonsina,
el Canto al hombre de Carmen Conde,
la salvaje libertad de Lucía Sánchez Saornil,
habitar esta tierra de nadie
junto a Ernestina.
Eso amo.

Porque se puede ser feminista
y amar al hombre,
se debe.




Amo al hombre por osado
y a ti, amor mío, por heroico,
amo la vida.

Amo a Dios
y a los hombres
y a las mujeres,
aunque mi mejor amiga
me abandonó.

Amo esta corriente
que me lleva a escribir,
a reivindicar;
yo te amo y te contemplo,
yo te quiero,
yo te versifico
en este ansia de ser,
de no morir,
de quedarme en tu recuerdo.

Mi único pecado ha sido amar:
al hombre, a la mujer,
amarlo todo.

Seguir viviendo.
Aún.

Descubrir que el Norte está
donde crece
el musgo de los árboles.



jueves, 12 de mayo de 2016


Para Elías, porque me ayuda cuando me hace falta

JUVENTUD

Vi en sus ojos que era como yo.
Brilló en ellos el poema
«¿Así que quieres ser escritor?»,
de Bukowski;
intuí que le salía ardiendo de dentro,
que no lo hacía por dinero ni fama,
que escapaba rugiendo de él,
como un cohete.

Lo noté.

Vi que era joven y que tendría
que aprender
y sabía que lo haría,
que recordaría mi nombre,
porque estuve ahí, con él,
al principio,
cuando el sol le quemaba
las tripas con cada relato.

Como Dylan,
su fe en las palabras
tocaba a las puertas del cielo.
Aunque él dice
que no existe cielo,
solo las nubes.


Él sabe que no tengo
miedo de mirarle,
porque es como yo,
como yo era antes

de envejecer.

martes, 3 de mayo de 2016

Sin consideración, sin piedad, sin pudor
grandes y altas, en torno a mí, murallas construyeron.
Cavafis





EUROPA CONSTRUYE SUS MURALLAS


Europa construye sus murallas,
se suma a otros muros que ya existen;
porque Europa no lee a Cavafis
y dibuja barreras puntiagudas
que incomodan
como rocas
que reflejan un sol
que no se hunde.

Europa es un proyecto fallido,
un concepto sin forma,
el ardor de una tierra que canta
entre lo verde;
Europa es como un amor
que se escapa y no vuelve,
Europa.

Lo triste es que yo
formo parte de esta Europa,
yo también soy culpable,
yo también construyo murallas,
tengo miedo y defiendo
mi postura.

Europa está desnuda,
trémula, enfebrecida.
Hagamos algo por Europa.

Ya.

viernes, 26 de febrero de 2016

HOY LLUEVE Y NO ESTÁS




Hoy llueve y te echo de menos
y acaba de irse una tarde más
tras este frío.

Hoy no estás,
hoy estoy sola,
mirando el gris, la lluvia,
las calles mojadas,
los balones olvidados
sobre la lona de la piscina.
Esa piscina del jardín de casa
en la que nunca
encontramos el tiempo necesario
para bañarnos.
¡Ay, el tiempo!

Hoy no estás,
se está haciendo de noche,
hoy miré en secreto de nuevo
esas fotos de tu juventud.
Perdóname.
Soy débil.

Hoy no estás,
te echo de menos,
quiero tu boca, tu beso,
tu abrazo, tu ternura,
tu fuerza, tu juventud,
toda tu ilusión y tu lascivia;
hoy no estás, ven,
ven a mí, que sigo aquí,
apóyate en mi hombro, descansa.
Ven a mis brazos,
a mis ojos,
mírame como ya no me miras,
duerme si puedes a mi lado.

Hoy no estás,
hoy no te encuentro,
eres de otros, no mío,
hoy no estás,
eres viaje, sombra,
ilusión, efecto óptico.
Hoy llueve y sabes
que siempre te echo de menos
cuando llueve.

Canta Quique González
en mi teléfono
y no puedo sujetar las ganas
que tengo de volverte a ver.

Heme aquí frente a tu ausencia,
todavía...
Y este miedo atroz a que no vuelvas.


viernes, 13 de noviembre de 2015



Cataluña ingobernable,
pienso en ti para olvidar otras cosas.
La nube de contaminación de Madrid
me recuerda
la brevedad de la vida.

Anoche vinieron los lobos a buscarme.

Cataluña humillada,
abandonada por Teseo,
tu hija nunca volverá al mar;
sordo mar, tierra extraña,

negro cielo.