sábado, 18 de julio de 2015

Quiero encontrar un banco desierto
desde el que poder mirar una fea fábrica industrial,
una fábrica sucia, antigua,
anodina,
contigo.

Quiero que caiga la noche,
la noche
que es
lo que más se parece
al desierto,
y que saques
la belleza escondida
que habita dentro de mí.

Quiero que me recuerdes
cómo era,
que me ayudes
a volver a sentirme
pura y silenciosa.

Quiero mirar
las luces de esta ciudad
que no es la mía,
contigo.


Quiero que sepas
que mi nombre

sigue esperándote.

sábado, 20 de junio de 2015

ODA AL MAR

Querido Mar,
me despido de ti.
Durante un tiempo
no nos veremos.
Mis canciones
estarán solas
al anochecer.

Allí donde voy
no hay olas,
ni bruma verde,
solo rayos de sol.

Querido Mar,
gigantesca selva de agua,
si tú me quieres, yo te querré,
dejo mis zarzamoras
en tus barcos
y empiezo de nuevo.

La canción
que nunca escribiré
se ha dormido
en tus labios.
Dejas en mí
luciérnagas
y cauces lejanos.
Yo no sé qué haré,
no puedo decirte mucho:
Soñar, cantar,
escribir,
echarte de menos,
temblar,
buscar montañas de luz.

No se lo digas a nadie,
quiero que sea
nuestro secreto:
mi alma es
una altísima
torre azul.

Gracias a ti
alguien me regaló
un truco para no envejecer:
Pienso utilizarlo bien.


20/06/2015
Restaurante S. Anastasi
Puerto Deportivo. Muelle Norte. Local 5
Badalona
Fiesta de despedida de Barcelona con amigos


martes, 16 de junio de 2015

ODA A ROMA


Lo fugitivo permanece en Roma,
se subleva, cura.
Busco en los escenarios de Sorrentino
que se aclaren las cosas por sí mismas,
que la verdad vuelva a ser belleza.
Paso por el peor momento de mi vida:
Roma o Morte.
Roma, Roma, Roma.
Podéis creerme:
siempre es agradable
volver a Roma.
Cuando el amor nos enseña
su lado más cruel,
cuando el futuro crece
y no nos invita
a su fiesta de graduación,
cuando todo es ya
de un color muy pálido,
tan pálido que duele,
la Fontana dell’ Acqua Paola
puede hacernos sentir
como Anita Ekberg,
aunque solo
por un instante
muy breve.
Cumplir años en Roma,
perderse en el Templete de Bramante,
brindar con champagne en Via Veneto,
junto al anuncio de Martini,
sentirse dentro
de la disparatada fiesta
de cumpleaños de Jep Gambardella.
Perderse en Roma,
como un turista despistado
sin nacionalidad,
por el parque de los acueductos
y la Via Appia,
ser performance.
Pasear por Roma
como Jep y Orietta,
volver a soñar
en la Piazza Navona,
sonreírle a los cuatro ríos
de la fuente de Bernini.
Dejar que todo se amotine en Roma,
que se rebele, que arda,
desafiar la belleza.
Roma o Morte,
Roma, Roma, Roma.


miércoles, 27 de mayo de 2015

El espacio existe,
no lo he soñado.
Es un lugar
en el que mi loba
aún no se
ha muerto.
Allí no hay fronteras,
solo jazz.

Allí nada hiere.

martes, 26 de mayo de 2015

La vida,
como la alquimia,
conlleva una necesidad
de secretismo.
Uno no puede airear
sus frustraciones
y fracasos
sin perder
        su fuerza ódica.