lunes, 14 de agosto de 2017

SAN JORGE Y EL DRAGÓN


Querido San Jorge, necesito que despiertes:
Hay un dragón enorme en el Parlamento catalán,
echa fuego por la boca
y no respeta las reglas del juego.

Querido San Jorge, tengo mucho miedo.
No tiene la mayoría de los votos
y, sin embargo, está intentando decidir
el futuro de millones de personas.

Querido San Jorge, ya sabes que los dragones
nada entienden de matemáticas
(ni de casi nada).

El dragón ha convertido el día a día
en un anfiteatro despedazado
—bien lo veo—;
es de verdad un monstruo oscuro
y desleal,
una serpiente antigua.

Ha traído consigo el Apocalipsis.

Querido San Jorge,
cuéntame cómo vencer al dragón
que yo solo tengo conmigo
mi poesía.

Si no llegas pronto a detenerle
Cataluña entera será un abismo marítimo.

Querido San Jorge,
Cataluña viu al cor d’ una petxina.














1 comentario: